31 de mar. de 2012

Afrodita, diosa del Amor.

"Venus ante el espejo" de Rubens.
       Por petición popular, a través la encuesta que hice en la página de Facebook del blog (a la que podéis acceder y uniros aquí), os hablaré sobre Afrodita, la diosa del Amor. Ya habíamos comentado en la primera entrada del blog, El  origen del mundo (recordadlo aquí), el mito de su nacimiento.

     Según nos cuentan los antiguos griegos, Afrodita nació cuando Cronos cortó con una hoz los testículos de su padre Urano y estos dieron a parar al mar, de entre la espuma nació Afrodita ya adulta y deseable, la diosa del amor, la belleza y la fertilidad. Su nombre proviene de la palabra aphros (espuma) que alude a su nacimiento como hemos visto. Pero también existe una versión que sería hija Zeus y Dione, esta es una de la primera generación divina. Sin embargo, esta última no tiene la fama de la primera. Según Pierre Grimal, cuando Afrodita salió del mar fue llevada por los Céfiros, vientos del oeste, a Citera y luego a la costa de Chipre, donde fue acogida por las Estaciones, donde fue vestida, ataviada y conducida a la morada de los Inmortales. El episodio de su nacimiento es el más representado de esta diosa, se han hecho una cantidad ingente de obras, pictóricas principalmente, con el título de "El nacimiento de Venus".

"Nacimiento de Venus" de Bouguereau.


"Nacimiento de Afrodita" de Heinrich Keller.











 






"Nacimiento de Venus" de Cornelis de Vos.
"Nacimiento de Venus" de Alexandre Cabanel.


"El nacimiento de Venus"de Sandro Botticelli.
 
   Esta moneda son 10 céntimos de Euro de Italia, en la que aparece representada la cara de Afrodia del cuadro de Sandro Botticelli: "El nacimiento de Venus". Gran homenaje al pintor y a la diosa puesto que. según la tradición romana, Afrodita era la madre de un antepasado de los fundadores de Roma.
     Y esto es una minúscula muestra de obras, también hay obras de Henri Gervex, Gherardi Vasari, Frances Copodesti, François Boucher, Gustave Moureau, Henry Selous, Richard Bestfor, Robert Folwer, León Gérôme, William Scott, incluso en frescos pompeyanos, un mosaico de la época imperial romana y un relieve en el trono Ludovisi. Ha sido muy difícil la selección de los cuadros de este episodio porque son a cada cual más fantástico que el anterior.
"Venus de Milo". Anónimo.

    En torno a esta diosa se han configurado distintos mitos, que no constituyen una historia coherente, sino episodios aislados en los que interviene. Afrodita se casó con Hefestos, el dios herrero, cojo y feo, pero ella estaba enamorada de Ares, el dios de la guerra. Fue con este último con quien tuvo cuatro hijos: Eros (el deseo), Deimo (el Terror), Fobos (el Pánico) y Harmonía (la Concordia), pero con Hefestos no tuvo ninguno. Zeus fue quien concertó su matrimonio con el herrero y quien la castigó cuando se descubrió la relación secreta que mantenía con Ares, la pena que le impuso fue enamorarse de un mortal: Anquises, un troyano. Pero Afrodita era una diosa poderosa que, a su vez, se vengó también de Zeus: le hizo correr tras las ninfas y las mujeres mortales, desatendiendo a su mujer Hera.



  
    Era muy normal que los dioses se enamoraran de mujeres mortales, pero que fuese una diosa por un hombre mortal era bastante extraño, y uno de esos casos es el de Afrodita y Anquises. Estos dos se conocieron cerca de Troya cuando Anquises se encontraba en el monte con su ganado. Para seducirle, Afrodita se presentó como la hija del rey de Frigia y así consiguió unirse a él. Cuando la diosa le confesó quién era en realidad le reveló que tendría un hijo suyo.

"Venus y Anquises" de Carracci.
        La diosa le advirtió que no debía decirle a nadie que iba a tener un hijo con una diosa, puesto que Zeus mataría al bebé. Sin embargo, un día en una fiesta en la que había bebido demasiado alardeó de sus amores con Afrodita, y Zeus le castigó dejándole cojo por un rayo o, según otros, ciego. El hijo de la unión de Afrodita y Anquises será Eneas, un héroe troyano que, tras la caída de la ciudad huiría llevándose consigo los lares y penates de su familia. Pero ya le dedicaremos una entrada a este personaje, que acabarían siendo la unión de Roma con Grecia. Una unión inventada e intencionada por los propios romanos.


     Otra famosa historia de amor de Afrodita es la relacionada con Adonis. No llegué a imaginarme ni por un segundo la complejidad de este mito, pues cuando fui a consultar las fuentes me encuentro con un gran evolución del mito, que intentaré abordar lo mejor posible. Al parecer, el origen del mito de Adonis es sirio, cuya versión más conocida es esta: el rey de Siria, Tías, tenía una hija, Mirra o Esmirna, que fue castigada por Afrodita haciendo que sintiera un amor prohibido hacia su padre. Ayudada por su nodriza Hipólita, consiguió consumir ese deseo engañando a su padre, pero Tías acabó dándose cuenta y, portando un cuchillo, persiguió a su hija para matarla. Mirra invocó a los dioses para que la protegiesen cuya repuesta fue convertirla en un árbol, en el árbol de la mirra. Diez meses después, de entre la corteza nació un niño: Adonis.

"Venus y Adonis" de Rubens.
"Venus y Adonis" de Canova.
        Afrodita se enterneció del niño al ver su belleza, así que lo entregó a Perséfone para que se encargara de su educación. A su vez, Perséfone, diosa de los Infiernos, quedó también prendada del niño y no quería devolvérselo a Afrodita. La disputa entre las diosas la zanjó Zeus (o por la musa Calíope en nombre de Zeus) dictaminando que se quedaría un tercio del año con Afrodita, otro tercio con Perséfone y el tercio restante donde él quisiese. Pero este último tercio lo pasaba con Afrodita. Más adelante, sin saber muy bien por qué, la ira de Ártemis hizo que un jabalí le atacara, hiriéndole de muerte.
"Este primer esbozo del mito, donde puede reconocerse el símbolo del misterio de la vegetación en este niño nacido de un árbol, que pasa un tercio del año bajo tierra y el resto del tiempo se remonta a la luz para unirse a la diosa de la primavera y del amor, fue luego embellecido y completado". Grimal, P.; Diccionario de mitología griega y romana. Editorial Paidós. Barcelona. 1981. Pag. 7-8.
"La muerte de Adonis" de Rubens.
       Se precisó la causa de la maldición de Afrodita sobre la madre de Adonis: Cencreis, madre de Esmirna y esposa de Cíniras (no Tías), había ofendido a la diosa diciendo que su hija era más hermosa que ella. De esta manera, la diosa Afrodita castiga a Esmirna con un amor incestuoso. La joven iba a acabar con su vida por el amor que sentía hacia su padre, pero su nodriza le aconsejó que consumiera ese amor. Una vez que lo hizo, se sentía tan avergonzada de sí misma que huyó y se escondió en el bosque donde, apiadándose Afrodita de ella, la convirtió en un árbol. En esta versión es el padre quien rasga la corteza del árbol y saca a su hijo, o según otra, sería un jabalí (preludiando lo que ocurriría más adelante). En esta ocasión su muerte es provocada por los celos de Ares, el amante de Afrodita, o también podría ser una venganza de Apolo hacia la diosa, por haber cegado a un hijo suyo cuando la vio desnuda mientras se bañaba.

"El despertar de Adonis" de J. W. Waterhouse.
"Afrodita de Cnido" de Praxíteles.


Varias leyendas florales van asociadas a este mito, no solo el origen de la mirra, sino también la rosa, que en origen era blanca, pero cuando Afrodita corría para socorrer a Adonis se pinchó con una espina en el pie, y su sangre tiñó la rosa de rojo. También las anémonas pasan por haber nacido de la sangre de Adonis. Según nos cuenta Pierre Grimal, Afrodita creó una fiesta fúnebre en honor a Adonis, que las mujeres sirias celebraban en primavera. Plantaban semillas que regaban con agua caliente para que brotaran rápidamente, dichas plantaciones se llamaban jardines de Adonis. Estas plantas, al ser forzado su crecimiento, morían al poco tiempo, de esta manera se simbolizaba la historia de joven Adonis.







        Desde el siglo IV a. e. Afrodita se la representa desnuda según el canon de belleza establecido por la  Afrodita de Cnido de Praxíteles. En la Edad Media es asociada al vicio y la lascivia, pero para el arte del Renacimiento es la excusa plástica para el desnudo femenino. Como por ejemplo:

"Venus de Urbino" de Tiziano.
"Venus del espejo" de Velazquez.

5 comentarios:

  1. Oh! Preciosa entrada! El amor te inspiró bien a dedicar tanto tiempo a una historia tan interesante y rica en contenido! :D
    Sigue así!

    ResponderEliminar
  2. Guao, no tenía ni idea de la cantidad de mitos que había sobre Afrodita O.o
    Me ha gustado mucho la entrada, sí señora. ¡Y eso que yo voté por Hefestos! jajaja

    ResponderEliminar
  3. Mis mas sinceras felicitaciones por que me sirvió por que aclare unas dudas a cerca de mi seudónimo, que utilizo como poeta que es "CLIO o CLIOS. de todas forma gracias por tan buenas explicaciones
    que me llegaron a tiempo.

    ResponderEliminar