8 jun. 2012

Los Juegos Olímpicos I, el origen

      Como bien es sabido por todos, este año toca Olimpiadas, el mayor espectáculo deportivo que presenciamos cada cuatro años. Parece mentira que ya hayan pasado cuatro años desde las Olimpiadas celebradas en Pekín, y ahora le toca a Londres ser el centro del mundo durante unas semanas. Pero ¿cuál fue el origen de las Olimpiadas?


    Los Juegos Olímpicos tienen su origen en la antigua Grecia. Quedan sumidos en la oscuridad los motivos que impulsaron a los hombres a crear este festival deportivo. Este tema ha sido una cuestión debatida por estudiosos del deporte en la Grecia antigua, con ayuda de antropólogos e historiadores de la religión. La tradición griega afirma que el nacimiento de este festival está relacionado con un dios, un héroe o figuras legendarias, es decir, buscan un origen mitológico.

      Al primero que se le asignó su creación fue a Zeus, quien derrotó a su padre Cronos en los parajes que luego serían utilizados para los juegos. Según los autores clásicos Estrabón y Pausanias, el creador de los juegos fueron los Dáctilos, genios a los que Rea encargó el cuidado del pequeño Zeus. Heracles propuso a sus cuatro hermanos, Peoneo, Epimedes, Idas y Yasio, la disputa de una carrera para entretener a la criatura, coronando al vencedor con un ramo de olivo silvestre. Hoy en día se sigue coronando a los vencedores pero no con olivo, sino con laurel, ¿os habéis dado cuenta que los participantes en esa carrera son cinco, como los cinco aros que representan las Olimpiadas? La leyenda más extendida quizás sea la del héroe Heracles, tocayo del dáctilo anterior, hijo de Zeus y Alcmena, una generación anterior a la Guerra de Troya, fechada por los antiguos a finales del sigo XIII o comienzos del XII antes de nuestra Era. Según los autores clásicos, la creación de los Juegos Olímpicos partían del deseo de Heracles de celebrar el triunfo sobre Augias, rey de la Élide. Otros autores como Píndaro afirmaban que en realidad era la rememoración de la hazaña de su antepasado Pélope, que el autor relata en su Olímpica.

2 Euros de Grecia. Conmemoración de las Olimpiadas de Atenas 2004

   Dos autores del siglo II-III d. E., Flegón de Trales en su Historia Olímpica y Pausanias en su Descripción de Grecia, proporcionan un catálogo muy complejo de fundadores, refundadores y renovadores legendarios de los juegos, tratando de enlazar las distintas versiones y tradiciones que circulaban. Las enrevesadas sucesiones de fundadores y renovadores podría ser un reflejo de las distintas etapas por las que atravesó el santuario de Olimpia.

  El problema del origen de los Juegos Olímpicos se ha intentado solucionar con las diversas interpretaciones de los mitos a partir de los datos que ofrecen la etnología, la arqueología, la filología, la historia y el estudios comparado de las religiones. Aunque existe un problema, puesto que las conclusiones suelen estar relacionadas con el ámbito de estudio del autor. Por ejemplo, los historiadores de las religiones tienden a  dar respuestas que relacionen los juegos atléticos con algún culto, los estudiosos del deporte griego recalcan el espíritu colectivo y el afán de comparar sus fuerzas con los demás.

     Para responder al enigma del origen de los Juegos Olímpicos habría que remontarse al propio origen del deporte. Sí es cierto que el deporte estaba íntimamente relacionado con prácticas religiosas, aunque hay discusión sobre qué tipo de culto está en la base de estos juegos. Algunos estaban relacionados con prácticas funerarias, pues en muchas culturas era costumbre celebrar juegos deportivos durante los funerales de un individuo ilustre. En la Grecia antigua las competiciones funerarias eran organizadas por el estado para honrar la memoria de los soldados caídos en combate, como por ejemplo las famosas batallas de Maratón, Platea o la Guerra del Peloponeso. Aunque también podían honrar a una persona en particular.

2 Euros de Grecia. Conmemoración de los 2.500 años de la Batalla de Maratón
   Distintos autores dan diferentes significados rituales a los juegos, desde recuerdos de antiguos  sacrificios humanos ante la tumba del guerrero; combate ritual para descubrir y castigar al responsable de la muerte del enterrado, y el culpable sería el perdedor del combate; hasta teorías de combinación de ritos funerarios con actos culturales relacionados con ritos de fertilidad, ascensión al trono e iniciación. Sin embargo, el punto de vista de los estudiosos del deporte griego defienden un origen profano y deportivo, es decir, nacerían por el placer de combatir, del "espíritu agonístico" que se considera innato en el ser humano. Aunque más adelante, estas competiciones adquirirían un carácter religioso al quedar bajo la protección de alguna divinidad y desarrollarse durante ceremonias religiosas.

    Otro gran tema de discusión, aparte del origen de los Juegos Olímpicos, es la fecha de la primera Olimpíada, la más extendida se celebraría en el 776 a. E. Los estudiosos han podido llegar a esta conclusión gracias al catálogo, realizado por Hipias, de vencedores olímpicos que comenzó en el 776. Sin embargo, hay autores que niegan que estos sean los primeros vencedores, debido a que la reintroducción de la escritura en Grecia no permitió conservar el nombre de los 27 triunfadores anteriores. Otra fuente antigua sería el disco votivo de Asclepíades que remonta la primera Olimpiada hasta el 1580 a. E., aunque actualmente se considera que el disco es una falsificación antigua, ya que le otorgaría a los eleos la justificación histórica del control de los juegos.

Disco votivo de Asclepíades


   Según diversos hallazgos arqueológicos, en las proximidades de Olimpia, hay constancia de la celebración de juegos anteriores al 776, hallazgos que se datan hacia el siglo X a .E. En esta zona pudo haber juegos culturales, aunque no se puede afirmar que cumpliesen las características de los Juegos Olímpicos, es decir, festivales religiosos con competiciones atléticas que, de manera periódica y organizada, se celebraban en el santuario de Olimpia en honor a Zeus.

      La historia de los Juegos Olímpicos corre paralela con la evolución del deporte griego. Los dos primeros siglos están marcados, desde el punto de vista político, por la disputa entre Pisa y Élide por el control del festival, y desde el punto de vista deportivo, por el dominio aplastante de los atletas espartanos. En los primeros momentos, en las ciudades ya mencionadas (Pisa y Élide) se alternaban la organización del festival, aunque el rey de Argos se lo arrebató a los eleos y lo puso en manos de los pisatas durante un siglo, hasta que los eleos, gracias a la ayuda de los espartanos, se hizo definitivamente con el control. Durante este período, los juegos fueron perdiendo su carácter local atrayendo a atletas de lugares cada vez más lejanos, esto provocó un descenso del predominio de los espartanos.

Reconstrucción del santuario de Olimpia

     A partir del siglo VI el carácter panhelénico de los juegos se consolidó y Olimpia se convierte en el símbolo de la unidad de todos lo griegos, que había surgido por su unión en las Guerras Médicas contra un enemigo común: los persas. Poco después se sucede una época de altibajos debido a la sucesión de conflicto entre las polis. En época de Filipo y de Alejandro Magno se impone la hegemonía macedónica sobre la Hélade, y tienen interés por realzar los Juegos de Olimpia como forma de legitimar su dominio.

      Con la conquista romana los juegos entran en una etapa de decadencia porque al conquistador romano no le interesaba incentivar nada que reavivase el espíritu nacional del pueblo conquistado. El final de los Juegos Olímpicos sigue siendo un tema de debate  pero se sabe que el auge del cristianismo supuso el principio del fin del festival, que fue clausurado.

2 Euros de Grecia. Conmemoración de las Olimpiadas Especiales de Atenas 2011

1 comentario:

  1. muy interesante me siervio muxxo para mmi tarea qee genial qee exizten pag web cmo esta :) <3

    ResponderEliminar