15 jul. 2012

Los Juegos Olímpicos IV, las pruebas: el salto

     Ya falta menos para que se celebren los Juegos Olímpicos así que he de darme prisa para que lleguemos todos bien preparados. En la anterior entrada sobre las Olimpíadas ya comencé a hablar sobre la primera de las pruebas: las carreras. En esta mi centro de atención será el salto. El salto de longitud no era una disciplina independiente, sino que formaba parte de un conjunto de pruebas: el famoso pentatlón. Incluido en la 18 Olimpíada, o sea, en el año 708 a. E. y llegaría a ser la prueba más característica y representativa del pentatlón. Sin embargo, no se trataba tan solo de una prueba más, sino que tenía un trasfondo social mayor del que pueda parecer. El salto de longitud era practicado en entrenamientos para la formación física de los jóvenes o en los gimnasios de los adultos.

Salto de longitud moderno

       Pese a todo esto, es una disciplina poco conocida dentro del deporte griego debido a dos razones esenciales: los atletas griegos saltaban con una pesa en cada mano; y hacían este ejercicio siendo acompañados de música de flauta. Estas dos diferencias con el atletismo moderno arrastran polémicas sobre su función y su utilidad.

Copa de Duris. Siglo V a. E.

     Afortunadamente las mencionadas pesas que utilizaban para el salto son bien conocidas, ya que se han encontrado un gran número de ellas. Estas piedras eran llamadas halteras y, hoy en día, existe una disciplina deportiva, y olímpica, llamada halterofilia (lo que coloquialmente denominamos "levantamiento de pesas"). Que levante la mano quien niegue ser descendiente de la cultura griega.

Haltera de mármol
      Las alteras podían ser de piedra o de metal y su peso suele ser de 2 ó 2,5 kilos. Aunque hay alguna excepción de 4 kilos o de 1.500 gramos. La haltera más antigua que se conserva es una sencilla placa rectangular de plomo ligeramente cóncava. La forma más frecuente que tienen estos objetos son piedras semicirculares con una endidura para mejorar el agarre.

Halterofilia
    Los atletas que participaban en el salto lo iniciaban extendiendo los brazos hacia delante y los llevaban hacia atrás cuando caían. Pero os preguntaréis ¿por qué llevan las halteras? ¿no saltarían mejor sin ellas? Bien, los autores clásicos hablan de dos razones para utilizar estos objetos: alcanzar mayor distancia en el salto (Aristóteles apuntaba que "los pentatletas saltan más con las pesas que sin ellas") y además facilitaba la caída. Aunque parezca mentira, el correcto manejo de estas piedras hacía casi imposible aterrizar de espaldas, lo que supondría la invalided del salto. Los atletas batían sobre terreno duro, sobre una placa de madera o de piedra, y caerían en un foso que había sido previamente cavado y ablandado para que el aterrizaje tuviese lugar en terreno blando. El salto podía considerarse nulo en dos ocasiones: cuando el atleta traspasara el límite de la placa de madera, o si la huella dejada en la arena no fuera lo suficientemente nítida, es decir, si no caía con los pies juntos.

Tabla de batida del salto de longitud moderno
     Pero aún existen incógnitas sin resolver, como por ejemplo si la batida iba precedida de una carrera más o menos larga o los atletas iniciaban el salto parados, y, en consecuencia, batían apoyándose sobre una sola pierna o con las dos juntas, respectivamente. Tampoco está resuelto si se trataba de un salto simple o de un salto múltiple, doble, triple e incluso quíntuple. Las soluciones que se han dado a estas incógnitas han sido muy diversas, algunas aceptadas, unas rechazadas y otras discutidas.

1 comentario:

  1. me parecio muy buena la información..... Pero tengo una duda ¿Qué es el año 708 ''a.E''? quiero saber que significa ''a.E

    ResponderEliminar