2 ago. 2012

Crónica de Barcelona

 Como os comenté en la anterior entrada relataré brevemente mis aventuras por la gran ciudad de Barcelona, los lugares que visité acompañados de fotografías capturadas por mi, exceptuando la pintura de San Clemente de Taull.

Día 1

   Llegamos a Barcelona a las 10 de la mañana con un sueño que no nos teníamos en pie, ¡y qué calor hacía! Para más inri no pudimos entrar en nuestra habitación hasta las dos del mediodía, y en cuanto llegó ese momento corrimos al Mercadona para abastecernos de víveres. Después de haber comido y echarnos una siesta nos dirigimos hacia Plaza de España, donde le dimos una sorpresa a una amiga que se fue a vivir allí. Todo salió bien gracias a su pareja, que se encargó de engañarla y llevarla hasta la plaza. Nos llevaron al centro comercial de las Arenas, antes una plaza de toros, donde vimos una pequeña parte de lo que es Barcelona. A continuación nos dirigimos al Paseo de Gracia donde vimos dos casas de Gaudí: Batlló y "La Pedrera".

Vista desde Las Arenas
Casa Batlló
"La Pedrera"
  Día 2

   En el segundo día decidimos ir a ver la Plaza Cataluña, y después de un largo periplo la encontramos. Como podréis ver en la foto hacía una mañana maravillosa... parece que los asturianos llevamos el mal tiempo a todos lados. Al final del día nos paramos a ver el edificio de la Universidad por fuera ya que se encontraba cerrada en esos momentos.

Plaza Cataluña
Edificio de la Universidad
     Por la tarde fuimos hasta una calle repleta de tiendas heavies, con camisetas de grupos, discos y vinilos por doquier. Al ser sábado quisimos salir de fiesta por la gran ciudad y acabamos en la zona de Marina. Allí íbamos a entrar a Razzmatazz, una discoteca enorme típica de guiris pero la cola daba la vuelta a la manzana, así que decidimos dar la vuelta y acabamos en otra llamada El señor lobo. Resulta que se trataba de una discoteca heavy, aunque ponían un poco de todo, desde System of a Down, Green Day, rock español, Guns and Roses, Manowar y otros grupos que no conocía. Como alguna gente habrá deducido, me lo pasé como una enana.

Día 3

    El domingo por la mañana fuimos al castillo de Montjuïc donde había unas vistas preciosas al puerto y de Barcelona en general.

Castillo de Montjuïc
    Esa misma tarde subimos hasta el famoso parque de atracciones del Tibidabo para tener una mejor visión de todo lo que ocupa Barcelona. Al ser yo de una ciudad pequeña me impresionó sobremanera. Después fuimos hasta el centro, bajamos La Rambla hasta la estatua de Colón. Seguimos un poco el paseo marítimo hasta que nos adentrarnos en el barrio gótico, esta parte me encantó, callejuelas pequeñas y desordenadas. Creo que mi carrera me está trastornando un poco.


Día 4
  Al cuarto día nos fuimos a pasar el día a Salou donde me bañé en la playa por primera vez en todo el verano, y por la noche fuimos a Pacha La Pineda, sí no suena nada glamuroso para ser una famosa cadena de discotecas. Ya de primera mano os diré que si no os gusta el chunda chunda no vayáis, yo quería desaparecer de allí. Eso sí, he de reconocer que el exterior donde había un montón de sitios para sentarse y poder charlar tranquilamente estaba muy bien.

Día 5
   La noche anterior fuimos a dormir a unas horas infames, por lo que dimos otra vuelta por Plaza Cataluña, La Rambla y el barrio gótico. Para aquella gente que, como yo, escuche Evanescence sabrá que en el videoclip de My Inmortal sale Amy Lee en varias escenas en una fuente, pues bien, esa fuente está en Barcelona, en el barrio gótico.


Día 6
  En este día pude ver por fin el Parque Güell, mucha gente sabrá que soy una apasionada de Gaudí. Hace unos años estuve en Barcelona, pero tan solo de pasada, y lo poco que vi de Guadí ya me atrapó. Me pareció un sitio con unas edificaciones preciosas, eso sí a mi cuando me dicen que es un parque me lo imagino lleno de prados verdes, porque es lo que he visto durante toda mi vida, pero se ve que en Barcelona no es así y son de arena. Exceptuando esta incomodidad es un sitio fascinante


Parque Güell
  Por la tarde fuimos a ver el exterior de la Sagrada Familia, solo puedo decir que es espectacular. Pudimos entrar en una pequeña parte donde no hacia falta pagar y allí se encontraba la tumba de Gaudí.

Sagrada Familia
   Sé que la foto pierde con las grúas por ahí, pero es lo que hay hasta que la terminen. Haciendo una excepción con respecto a los demás días os voy a decir dónde cené, en el KFC. No lo recomiendo a la gente que no soporta el picante, me sentí como una máquina de vapor.


Día 7
    En este séptimo y último día finaliza nuestras vacaciones en Barcelona. Por la mañana descansamos para tener energías para la tarde, que fuimos a visitar el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Ya el edificio en sí impacta de lo grande que es, y por dentro es una maravilla. Las salas están organizadas por estilos artísticos, lo que hace que una amante del arte lo agradezca, así como la gente que no entiende, le queda mucho más claro. La parte del románico me encantó porque allí se encuentran pinturas originales de varias iglesias, por tanto, los del museo idearon una disposición de esta sala dividida en varias iglesias donde las pinturas estan colocadas en su lugar correspondiente. Para gran sorpresa mía allí se encontraban las pinturas originales de San Clemente de Taull, no pude apartar la mirada durante minutos, me quedé embobada.

Pantocrator de San Clemente de Taull
   Y os preguntaréis cómo es posible que unas pinturas originales estén en un museo si no se han llevado la pared entera. En las pocas nociones que tengo de arte gracias al bachiller, mi profesor explicó una técnica para despegar la pintura. Desconozco el nombre de esta técnica, sé que en el museo había unos videos explicativos sobre ello pero no reparé mucho en ellos. En las demás salas también había cosas muy interesantes, como un par de obras del Greco, unas cuantas de Annibale Carracci, alguna de mi querido Rubens, Velazquez y muchas de Zurbarán, y otras obras de autores catalanes no tan conocidos pero muy interesantes. Aquí os dejo uno de los cuadros de Rubens que había allí y que desconocía.

"Cupido y Psique" de Rubens
   Espero que al ver esta entrada os haya entrado el gusanillo de ir a ver Barcelona unos días, a mi por lo menos me ha dejado ganas de más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario